A pesar del uso extendido del correo electrónico y el fax, las cartas siguen teniendo gran protagonismo en la vida empresarial mucho más amplio que en la vida ordinaria.

No existen cartas sin importancia en la empresa. Todas representan la posibilidad de establecer una relación, influir en determinas personas, establecer mejores relaciones comerciales o darse a conocer por los clientes potenciales.

Se envían cartas para remitir o solicitar información, resolver dudas, vender nuevas ideas y servicios, cartas de recordatorio, felicitaciones, y en general para mantener el contacto con las relaciones de la compañía.

La información recogida en este blog lo es solamente a nivel orientativo, antes de hacer uso de los modelos de cartas, escritos y contratos de los post, el visitante debe verificar su contenido y actualidad en alguna fuente oficial.


domingo, 8 de noviembre de 2009

SOLICITUD APLAZAMIENTO DEUDA TRIBUTARIA

El Congreso acaba de aprobar una Proposición no de Ley que flexibiliza los procedimientos de aplazamientos de deudas tributarias. Para aplazar una deuda con Hacienda, tenemos que diferenciarlas por su importe. Si es inferior a 18.000 € no hay problema, porque sólo tenemos que rellenar la solicitud, argumentar que no podemos hacer frente a ella en el momento de su pago y normalmente se concede dicho aplazamiento.

Pero ¿que ocurre cuando la deuda es superior a 18.000 €? En este caso tenemos que presentar un aval bancario, hipotecar un bien o aportar unas garantías que en la mayoría de los casos no las tenemos o nos resultan sumamente costosas. La historia siempre es la misma, si el banco me diera un aval por 20.000 € por ejemplo, también me podría dar un préstamo y no tendría que aplazar nada. ¿Como podemos actuar en esos casos entonces? Pues se me ocurren dos formas:
  • Realizar un pago parcial de la deuda para que su importe se reduzca por debajo de 18.000 € y solicitar el aplazamiento del resto.

  • Solicitar el aplazamiento de la deuda sin presentar ningún tipo de aval. Y aquí comenzamos a jugar un poco con el propio procedimiento administrativo del aplazamiento.

Estos son los enlaces para acceder a los modelos de las solicitudes:

Toda solicitud de aplazamiento se debe acompañar de una propuesta de plan de pagos de la deuda aplazada, justificación documental de no poder hacer frente a la deuda en el momento de vencimiento, pre-aval con entidad financiera o garantías que podemos aportar en el caso de deudas superiores a 18.000 €. Si se nos concede el aplazamiento, se devengarán los intereses de demora correspondientes, por cada uno de los pagos prefijados.

Destacar que de todos los impuestos, el IRPF no es suceptible de aplazamiento en el periodo voluntario de pago. Las opciones que tenemos aquí son el fraccionamiento en dos pagos, en el caso que la declaración final nos resulte a pagar, siendo las fechas de cada plazo el 30 de junio para el 60% del importe y el 40% restante el 5 de noviembre.

1 comentario:

Euroactiva dijo...

Hola, queria invitarte a que agregues tu blog a espainfo.es
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

Related Posts with Thumbnails