A pesar del uso extendido del correo electrónico y el fax, las cartas siguen teniendo gran protagonismo en la vida empresarial mucho más amplio que en la vida ordinaria.

No existen cartas sin importancia en la empresa. Todas representan la posibilidad de establecer una relación, influir en determinas personas, establecer mejores relaciones comerciales o darse a conocer por los clientes potenciales.

Se envían cartas para remitir o solicitar información, resolver dudas, vender nuevas ideas y servicios, cartas de recordatorio, felicitaciones, y en general para mantener el contacto con las relaciones de la compañía.

La información recogida en este blog lo es solamente a nivel orientativo, antes de hacer uso de los modelos de cartas, escritos y contratos de los post, el visitante debe verificar su contenido y actualidad en alguna fuente oficial.




Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Mas información sobre nuestra política de cookies

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Papeleta de conciliación extinción por incumplimiento del empresario

Cuando un empresario no cumple con las obligaciones pactadas en el contrato y sus conductas hacen inviable la relación laboral, el trabajador tiene la facultad de extinguir la relación laboral por incumplimiento del empresario.

El contrato de trabajo podrá extinguirse, de acuerdo con la redacción del art. 49.1 j) Estatuto de los Trabajadores, “por la voluntad del trabajador fundamentada en un incumplimiento contractual del empresario”.
Se trata de una facultad del trabajador frente a determinadas conductas empresariales que hacen inviable la relación laboral, estableciendo la norma un doble requisito:

1) el incumplimiento del empresario debe de ser grave y culpable;

2) se establecen una serie de causas «justas», que deben de fundamentar la voluntad de extinguir el contrato. Aunque las causas resolutorias que se comprenden en el art. 50.1 ET no son exhaustivas o cerradas.

El redactado del art. 50.1 establece en su letra

a) la extinción cuando el empresario haya procedido a aplicar al trabajador modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo que redunden en perjuicio de su formación profesional o en menoscabo de su dignidad.

b) que será causa justa la que se refiere a la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.

c) una cláusula que permite la extinción cuando exista cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor. Siendo este apartado la causa alegable en la que se puede englobar cualquier otro motivo no enumerado por la ley.

La doctrina ha elaborado los siguientes criterios para la interpretación de los términos empleados por la ley:

I/ incumplimiento “contractual”, esto es, referido al ámbito de la relación de trabajo, incumplimiento que puede venir generado no sólo de las obligaciones pactadas en el contrato de trabajo, sino también de las reguladas en convenio colectivo;

II/ “grave”, en el sentido de que cause un perjuicio al trabajador que haga razonablemente imposible la continuidad de la relación de trabajo;

III/ “culpable”, en el bien entendido que la acción sea imputable de alguna forma al empresario, quedando fuera los incumplimientos debidos a causas de fuerza mayor.

En cuanto al procedimiento, el trabajador que pretenda la extinción del contrato de trabajo por incumplimiento empresarial, deberá solicitar dicha extinción mediante demanda ante el Juez de lo Social.

La realidad es que no existe previsión normativa expresa del plazo con que cuenta el trabajador para solicitar la extinción del contrato. De conformidad con lo establecido en el art. 59.3 ET, acción contra el despido, el plazo para reclamar caducará a los veinte días siguiente de aquel en que se hubiera producido, se trata de días hábiles y el plazo de caducidad a todos los efectos. Sin embargo, la doctrina mayoritaria es partidaria de que el trabajador pueda ejercitar la acción de resolución del contrato por las causas reseñadas en el art. 50 ET en el plazo genérico de prescripción de un año fijado por el art. 59.1 ET. (STS 22 diciembre 1988)

Para la rescisión del contrato al amparo de los arts. 40.1 y 41.3 ET tampoco se marca plazo expreso, pero si se establece plazo para el caso de que se impugne la decisión empresarial de traslado o modificación sustancial de condiciones de trabajo, plazo de veinte días hábiles desde la notificación de la decisión empresarial (arts. 59.4 ET y 138 LPL). Y para el caso de, tras ser calificada nula o injustificada por el órgano judicial, el trabajador solicite la reintegración en su anterior puesto de trabajo o la extinción del contrato al amparo del art. 50 1 c) ET, se establece un plazo de veinte días según lo dispuesto en los arts. 138 y 277 LPL.
En el supuesto que el Juez declare la extinción del contrato de trabajo por esta causa, el trabajador tendrá derecho, en virtud de lo dispuesto en el art. 50.2 ET, a una indemnización de cuarenta y cinco días de salario, por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año y hasta un máximo de cuarenta y dos mensualidades.

Si la extinción deriva de un incumplimiento relativo a la movilidad geográfica o a la modificación sustancial de las condiciones de trabajo, las indemnizaciones serán diferentes. En el caso de la movilidad geográfica, el tercer párrafo del art. 40.1 ET, fija una indemnización de veinte días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año y con un máximo de doce mensualidades. En el supuesto de modificación sustancial de las condiciones de trabajo, el segundo párrafo del art. 41.3 ET regula una indemnización de veinte días de salario por año de servicio prorrateándose por meses los períodos inferiores a un año y con un máximo de nueve meses.


D./Dª...............................con D.N.I.nº ….........., en su propio nombre y derecho (en nombre y representación de D./Dª............................... con D.N.I nº............, representación que acredita con la documentación que se acompaña), conciliante de ..... años de edad, categoría profesional ........, y salario mensual de ...........euros brutos incluido el prorrateo de pagas extraordinarias, con domicilio a efecto de notificaciones en ........ c/ ........................ nº ......., C.P. ...... y teléfono nº..., ante esta Delegación Territorial comparece y DICE:

Que, mediante la presente papeleta, interesa la celebración de ACTO DE CONCILIACIÓN, previo a la vía jurisdiccional, sobre EXTINCIÓN DE LA RELACIÓN LABORAL POR VOLUNTAD DEL/ DE LA TRABAJADOR/A FUNDAMENTADA EN UN INCUMPLIMIENTO CONTRACTUAL DEL EMPRESARIO (Arts. 49.1.j) y 50 E.T.) frente a .............................. con domicilio en ......... c/..…............... nº ....... C.P. ......, con C.I.F. nº........, dedicada a ..........., con centro de trabajo en .........., y un censo de ... trabajadores, donde presta sus servicios desde el día ../..../.... por las siguiente razones:

1º) La concurrencia de causa justa para la solicitud por la parte actora de la extinción de su relación laboral por incumplimiento por la demandada de sus obligaciones contractuales por (indicar causa (a) (b) ó (c))2 ........................................... .

2º) ............................................................. .

3º) Asimismo, y en consecuencia, se solicita la indemnización establecida para este supuesto en el artículo 50.2 del Estatuto de los Trabajadores.

En su virtud,

SOLICITA A ESA DELEGACIÓN TERRITORIAL que, teniendo por presentado este escrito de papeleta de demanda con sus preceptivas copias (deben aportarse tantas copias como nº de demandados más dos), se sirva admitirlo, disponer la celebración del acto de conciliación sobre los extremos aludidos y citar de comparecencia a las partes en el día y la hora señalados al efecto, extendiendo las preceptivas certificaciones.

En .........., a ... de .... de ....

EL/LA SOLICITANTE,

DELEGACIÓN TERRITORIAL DE ............(SECCIÓN DE CONCILIACIÓN).


(a): Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo que redunden en perjuicio de su formación profesional o en menoscabo de su dignidad.
(b): La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.
(c): Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario/a, salvo los supuestos de fuerza mayor, así como la negativa del mismo a reintegrar al/la trabajador/a en sus anteriores condiciones de trabajo en los supuestos previstos en los artículos 40 y 41 E.T., cuando una sentencia judicial haya declarado los mismos injustificados.

Una vez celebrado o intentado el acto de conciliación sin avenencia, deberá el trabajador presentar la correspondiente demanda ante el Juzgado de lo Social, aportando el justificante del resultado del acto de conciliación, de tenerlo; en otro caso, deberá aportarlo en el plazo de quince días, contados a partir del siguiente al de la notificación.
Puede efectuarla el trabajador solo o asesorado o representado por un abogado, procurador, graduado social o sindicato en su caso. Con carácter general será Juzgado competente el del lugar de prestación de los servicios o el del domicilio del demandado a elección del demandante. Pero esto ya lo dejaremos para otro día.

Related Posts with Thumbnails