A pesar del uso extendido del correo electrónico y el fax, las cartas siguen teniendo gran protagonismo en la vida empresarial mucho más amplio que en la vida ordinaria.

No existen cartas sin importancia en la empresa. Todas representan la posibilidad de establecer una relación, influir en determinas personas, establecer mejores relaciones comerciales o darse a conocer por los clientes potenciales.

Se envían cartas para remitir o solicitar información, resolver dudas, vender nuevas ideas y servicios, cartas de recordatorio, felicitaciones, y en general para mantener el contacto con las relaciones de la compañía.

La información recogida en este blog lo es solamente a nivel orientativo, antes de hacer uso de los modelos de cartas, escritos y contratos de los post, el visitante debe verificar su contenido y actualidad en alguna fuente oficial.

martes, 30 de agosto de 2011

Modelo rescisión contrato alquiler


Las causas de finalización o rescisión de un contrato de alquiler pueden ser muchas, tanto por parte del propietario como del inquilino.

Las más usuales son:

a) Finalización por parte del inquilino:

Si el inquilino quiere dejar el alquiler, tiene que comunicarlo al propietario como mínimo un mes antes de finalizar el plazo pactado o de las prórrogas.

En el transcurso del plazo inicial fijado o de cualquiera de las prórrogas, el inquilino no puede abandonar la vivienda. En caso de hacerlo, tendrá que indemnizar al propietario los perjuicios que le cause.

El inquilino puede rescindir el contrato sin daños y perjuicios, en los casos siguientes:
  • Si el propietario se niega a realizar las obras necesarias para conservar la vivienda en condiciones óptimas de habitabilidad.
  • Si el propietario no facilita el disfrute y el uso pacífico de la vivienda.
Si el inquilino desiste, su cónyuge o persona análoga que conviva con él podrá continuar el contrato siempre que lo comunique al arrendador por escrito.

Las obras de conservación que hacen inhabitable la vivienda permiten al inquilino desistir del contrato.

b) Finalización por parte del propietario:

En contratos de duración de hasta cinco años, el Código civil establece que el incumplimiento del pacto por parte del arrendatario da derecho al propietario a poder instar a su cumplimiento, o bien rescindir el contrato con indemnización de daños y perjuicios.

Un propietario puede rescindir un contrato por las razones siguientes:
  • Por falta de pago de la renta o cualquier cantidad que deba el arrendatario, incluida la fianza o su actualización.
  • En el caso de subarrendamiento o cesión no consentidos.
  • En el caso de realización de obras no consentidas en la vivienda por parte del arrendatario.
  • Por daños causados en la vivienda por parte del arrendatario.
  • En el caso de que el arrendatario lleve a cabo actividades molestas, insalubres o nocivas.
  • En el caso de que la vivienda no sea destinada a vivienda habitual y permanente del arrendatario.
  • Cuando se resuelva el derecho del propietario.
Modelo acuerdo rescisión contrato alquiler

En la ciudad de .......... a ..de ......... 20..

REUNIDOS
De una parte:
..................., mayor de edad, con D.N.I./N.I.F. número ..................... vecino de ..................... (...........) en C/ ..............., nº ..........., Actuando cono PARTE ARRENDADORA

De otra parte:

..............., mayor de edad, con D.N.I./N.I.F. número, vecino de ........... (..........) en C/.............., nº. Actuando como PARTE ARRENDATARIA

INTERVIENEN

En su propio nombre y derecho reconociéndose capacidad legal necesaria para otorgar el presente documento y

E X P O N E N

Primero. .............................(el arrendador).cedió en arrendamiento a ............................(el arrendatario) una finca urbana, con Referencia Catastral Nª...................(o finca Registral nº .....Reg. Propiedad Nº....) edificada en calle ......................, nº .........de ............. (............); ocupa la ..............planta, letra ..............de ............ m2 construidos y ........... m2 útiles.

Segundo. El periodo de Arrendamiento quedo fijado inicialmente, desde el ..... de ........ de 20... , prorrogable anualmente de forma automatica por un periodo máximo de cinco años, de conformidad con lo dispuesto en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Tercero. El resto de condiciones de Arrendamiento, quedo fijado en las cláusulas del referido Contrato de Arrendamiento.

Cuarto. ....................(el arrendatario)..ha comunicado a ....................(el arrendador).su voluntad de anular el contrato de arrendamiento de la precitada finca con efecto ...de ........... de 20..

ACUERDAN

Uno. Rescindir el contrato de arrendamiento con efecto de ......... de ......... de 20......

Dos. Accesoriamente ....................(el arrendador)renuncia a reclamar la indemnización que legalmente le pudiera corresponder por la rescisión.

En cuanto a la cantidad establecida en concepto de Fianza, el saldo resultante una vez deducidos los recibos de suministros pendientes (agua, luz, etc) y los posibles desperfectos o reparaciones en la vivienda, será devuelta a ............................(el arrendatario)(o se aplicara al pago del ultimo mes)

Tres. .................................(el arrendatario) entrega en este acto las llaves de la vivienda

Y en señal de conformidad, ambas partes firman el presente acuerdo de rescisión en la fecha y lugar señalados en el inicio.

Arrendador   


                             Arrendatario


Read More

martes, 23 de agosto de 2011

Solicitud prestación por cuidado de menores con cáncer u otra enfermedad grave


Con entrada en vigor el día 1 de agosto de 2011 pero retrotrayendo sus efectos a 1 de enero de 2011, el Real Decreto 1148/2011, de 29 de julio, aprueba el Reglamento para la aplicación y desarrollo, en el sistema de la Seguridad Social, de la prestación económica por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

La Ley General de la Seguridad Social y el Estatuto de los Trabajadores ya establecen los principios por los que ha de reconocerse esta nueva prestación, vigente desde el pasado 1 de enero de 2011, pudiendo los potenciales beneficiarios solicitar la prestación desde entonces ante la mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social o la entidad gestora con quien la empresa tenga concertada la cobertura de los riesgos profesionales, estando disponible el formulario de solicitud de la misma en la web de la Seguridad Social y habiéndose fijado por ésta unas instrucciones provisionales para posibilitar el percibo de la misma, pero era preciso la aprobación de este Reglamento de desarrollo para, por un lado, determinar el listado de las enfermedades graves a efectos del reconocimiento de esta prestación, cuestión que se aborda en el anexo del Real Decreto publicado, y, por otro, desarrollar las cuestiones referidas al régimen jurídico de la prestación que afectan, entre otras, a las siguientes cuestiones:

La inclusión en la acción protectora del sistema de la Seguridad Social de esta nueva prestación se llevó a cabo por la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el presente año (Ley 39/2010, de 22 de diciembre - disp. final. 21ª-) a través de la modificación de la Ley General de la Seguridad Social – LGSS- [art. 38.1 c)], regulándose la situación protegida y la prestación económica en un nuevo Capítulo, el IV sexies (art. 135 quáter).
Recuérdese que, en paralelo con esta regulación, se añadió un párrafo tercero al artículo 37.5 del
Estatuto de los Trabajadores –ET- (a través de la disp. final 22ª LPGE) contemplándose este supuesto como uno de los que dan derecho a reducción de jornada y recogiéndose la posibilidad de que por convenio colectivo se puedan establecer las condiciones y casos en los que esta reducción de jornada se pueda acumular en jornadas completas.

Situación específicamente protegida.

Partiendo de que con la prestación se atiende a la reducción de la jornada de trabajo (al menos en un 50%) que lleven a cabo las personas progenitoras, adoptantes y acogedoras de carácter familiar preadoptivo o permanente, cuando ambas trabajen, para el cuidado directo, continuo y permanente del menor a su cargo afectado por cáncer u otra enfermedad grave de las listadas en el anexo del Real Decreto, que requiera un ingreso hospitalario de larga duración, durante la hospitalización y tratamiento continuado de la enfermedad, se especifica que:

o    Se extiende la consideración de ingreso hospitalario de larga duración a la continuación del tratamiento médico o el cuidado del menor en domicilio tras el diagnóstico y hospitalización por la enfermedad grave. Para los casos de recaída, pese a exigirse su acreditación, no será necesario que exista un nuevo ingreso hospitalario. (Véase para ingresos hospitalarios producidos con anterioridad al año 2011 la disp. trans. única del RD).

o    Se regula la forma de acreditación de que el menor padece cáncer u otra enfermedad grave de las listadas y de que precisa cuidado directo, continuo y permanente, incluyéndose los supuestos de atención y diagnóstico por servicios médicos privados, en cuyo caso se exigirá que la declaración sea cumplimentada además por el médico del centro responsable de la atención del menor.

o    Se consideran jurídicamente equiparables a la adopción y al acogimiento familiar preadoptivo y permanente, aquellas instituciones jurídicas declaradas por resoluciones judiciales o administrativas extranjeras, cuya finalidad y efectos jurídicos sean los previstos para la adopción y el acogimiento familiar preadoptivo y permanente, cualquiera que sea su denominación. Se contempla, asimismo, como situación protegida la constitución de tutela sobre el menor por designación de persona física, cuando el tutor sea un familiar que, de acuerdo con la legislación civil, no pueda adoptar al menor.

o    En el caso de las personas trabajadoras por cuenta propia y asimiladas y de las personas empleadas de hogar de carácter discontinuo se considera situación protegida los períodos de cese parcial en la actividad, entendiendo por tales los que supongan una reducción de al menos un 50 por 100 referidos a una jornada de 40 horas semanales.


Personas beneficiarias.

Con base en que son beneficiarios del subsidio por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave los trabajadores, por cuenta ajena y por cuenta propia y asimilados cualquiera que sea su sexo, que reduzcan su jornada de trabajo como se ha visto en, al menos, un 50 por 100 de su duración, siempre que reúnan la condición general de estar afiliadas y en alta en algún régimen del sistema y acrediten los periodos mínimos de cotización exigibles en cada caso, se especifican en el sentido que se expone a continuación, entre otras:

o    Las reglas relativas a la concreción de la reducción de jornada. Dado que el subsidio se reconocerá en proporción al porcentaje de reducción que experimente la jornada de trabajo, ese porcentaje se entenderá referido a una jornada de un trabajador a tiempo completo comparable de la misma empresa y centro de trabajo que realice un trabajo idéntico o similar, y se computará sin tener en cuenta otras reducciones de jornada que, en su caso, disfruten las personas trabajadoras por razones de guarda legal de menores o de cuidado de familiares, o por cualquier otra causa.

Respecto a los trabajadores a tiempo parcial las reglas son similares, si bien no se tendrá derecho al subsidio cuando la duración de la jornada a tiempo parcial sea igual o inferior al 25 por 100 de una jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable, sumándose, no obstante, las jornadas efectivas de trabajo a efectos de determinar el referido límite en los casos en que el trabajador tuviera dos o más contratos a tiempo parcial.

o    La exigencia de afiliación y alta. Puesto que se está ante una prestación a reconocer en los casos en que ambos progenitores, adoptantes o acogedores trabajen, dentro de cada unidad familiar, ambos deben acreditar que se encuentran afiliados y en alta en algún régimen público de Seguridad Social o sólo uno de ellos, si el otro, en razón del ejercicio de su actividad profesional, está incorporado obligatoriamente a la mutualidad de previsión social establecida por el correspondiente colegio profesional. Asimismo, este requisito de afiliación y alta se entenderá cumplido en los supuestos en que el progenitor, adoptante o acogedor del menor, que no es beneficiario de la prestación, tenga suscrito un Convenio Especial en el sistema de la Seguridad Social por realizar su actividad laboral en un país con el que no exista instrumento internacional de Seguridad Social.

o    El reconocimiento del subsidio para los supuestos en que ambos progenitores, adoptantes o acogedores tuvieran derecho al mismo, otorgándose solamente a uno, con independencia del número de menores afectados por cáncer o enfermedad grave a su cargo, y para los casos en que concurriendo esta circunstancia se esté ante separación judicial, nulidad o divorcio, o ruptura de una unidad familiar basada en una análoga relación de afectividad a la conyugal, en que se reconocerá a favor del que determinen de común acuerdo, y a falta de éste y de previsión judicial expresa, a quien se conceda la custodia del menor y si ésta fuese compartida al que lo solicite en primer lugar.

o    La posibilidad de alternar el percibo del subsidio entre ambos beneficiarios, estableciéndose que por acuerdo entre ambas personas progenitoras, adoptantes o acogedoras y la empresa o empresas respectivas, puedan alternar entre ellas el percibo del subsidio por periodos no inferiores a un mes, quedando el percibo del subsidio en suspenso cuando se reconozca uno nuevo a la otra persona progenitora, adoptante o acogedora.

o    Las reglas para el percibo del subsidio en las situaciones de pluriactividad y de pluriempleo. En el primer caso, podrá generarse el derecho en cada uno de los regímenes de la Seguridad Social en el que se reúnan los requisitos exigidos. Si el trabajador acredita las condiciones para acceder a la prestación sólo en uno de los regímenes, se reconocerá un único subsidio computando exclusivamente las cotizaciones satisfechas a dicho régimen. Si no se reúnen los requisitos en ninguno de los regímenes, se totalizarán las cotizaciones efectuadas en todos ellos siempre que no se superpongan, y se reconocerá el subsidio por el régimen en el que se acrediten más días de cotización. Por su parte, en las situaciones de pluriempleo, el subsidio se reconocerá en proporción al porcentaje de reducción que experimente el total de la jornada de trabajo de los distintos empleos, teniéndose en cuenta a efectos de la base reguladora las bases de cotización correspondientes a cada una de las empresas o actividades, y aplicándose el tope máximo establecido a efectos de cotización.

o    La exigencia del requisito de estar al corriente en el pago de las cotizaciones para los casos de trabajadores que sean responsables del ingreso de las cotizaciones, aunque el subsidio sea reconocido, como consecuencia del cómputo recíproco de cotizaciones, en un régimen de trabajadores por cuenta ajena, extendiéndose a estos supuestos el mecanismo de invitación al pago previsto para el Régimen de Autónomos (art. 28.2. RD 2530/1970) cualquiera que sea el régimen de la Seguridad Social en que la persona interesada estuviese incorporada en el momento de acceder al subsidio o en el que se cause éste.


La cuantía del subsidio.

Se detallan diferentes aspectos relacionados con la base reguladora. Así con base en la fórmula recogida en la LGSS referente a que la prestación económica consistirá en un subsidio, de devengo diario, equivalente al 100 por 100 de la base reguladora establecida para la prestación por incapacidad temporal (IT), derivada de contingencias profesionales, y en proporción a la reducción que experimente la jornada de trabajo, se especifica que:

o    La base reguladora que se tomará para el cálculo será la derivada de contingencias comunes: (1) cuando no se haya optado por la cobertura de las contingencias profesionales o, (2) cuando la persona trabajadora no tenga cubierta la contingencia de IT en el régimen de Seguridad Social que deba reconocer la prestación.

o    La base reguladora se modificará o actualizará al mismo tiempo que las bases de cotización correspondientes.

o    La base reguladora diaria del subsidio, para los supuestos de contratos a tiempo parcial, será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durante los 3 meses inmediatamente anteriores a la fecha de inicio de la reducción de jornada, entre el número de días naturales de dicho periodo (aplicándose a dicha base el porcentaje de reducción de jornada que corresponda). Se establece, además, que de ser menor la antigüedad de la persona trabajadora en la empresa, la base reguladora a tomar será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas entre el número de días naturales comprendidos en dicho periodo.
 

La dinámica del derecho.


Se regula el momento del nacimiento del derecho al subsidio, los supuestos que originan la suspensión del mismo y las causas de pérdida o extinción en los términos siguientes:
o    Nacimiento del derecho: Cuando la solicitud se formule en el plazo de 3 meses desde la fecha en que se produjo la reducción de jornada para atender al menor afectado de cáncer o enfermedad grave, el subsidio se percibirá a partir del mismo día en que dé comienzo aquella reducción. Si se solicita fuera de este plazo, los efectos económicos se retrotraerán un máximo de 3 meses.
El subsidio se reconocerá por un periodo inicial de un mes, prorrogable por periodos de dos meses cuando subsista la necesidad del cuidado directo, continuo y permanente del menor y, como máximo, hasta que éste cumpla los 18 años. Habrá de tenerse en cuenta que, cuando la necesidad de cuidado del menor, según se acredite en la declaración médica emitida al efecto, sea inferior a dos meses, el subsidio se reconocerá por el periodo concreto que conste en el informe.
o    Suspensión. Las situaciones que darán lugar a la suspensión de la percepción del subsidio serán (1) la alternancia en el percibo del subsidio entre los progenitores, adoptantes o acogedores en los términos y condiciones vistos (supra) al abordar el desarrollo reglamentario en cuanto a los beneficiarios y (2) la IT, los períodos de descanso por maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural y, en general, cuando la reducción de la jornada de trabajo por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave concurra con cualquier causa de suspensión de la relación laboral. Si bien habrá de tenerse en cuenta que, cuando por motivos de salud la persona que se hacía cargo del menor no pueda atenderle y se encuentre en situación de IT o en periodo de descanso obligatorio de maternidad por nacimiento de un nuevo hijo, podrá reconocerse un nuevo subsidio por cuidado de menores a la otra persona progenitora, adoptante o acogedora, siempre que la misma reúna los requisitos para tener derecho al subsidio.

o    Extinción. Además de (1) por el cumplimiento de 18 años del menor, se enumeran las siguientes: (2) por la reincorporación plena al trabajo o reanudación total de la actividad laboral de la persona beneficiaria, cesando –cualquiera que sea la causa- la reducción de jornada motivada por cuidado de menores con cáncer u otra enfermedad grave, (3) por no existir la necesidad del cuidado directo, continuo y permanente del menor, debido a la mejoría de su estado o a alta médica por curación, (4) cuando una de las personas progenitoras, adoptantes o acogedoras del menor cese en su actividad laboral, sin perjuicio de que cuando ésta se reanude se pueda reconocer un nuevo subsidio si se acreditan los requisitos exigidos y el menor continúa requiriendo el cuidado directo, continuo y permanente, (5) por fallecimiento del menor y (6) por fallecimiento de la persona beneficiaria de la prestación.


La gestión y pago de la prestación:

o    La gestión se llevará a cabo por la entidad gestora o mutua con la que el trabajador tenga cubiertas las contingencias profesionales, si bien, como ya se ha tenido ocasión de precisar, (1) en aquellos casos en que la persona trabajadora no tenga la cobertura de los riesgos profesionales, será competente la entidad gestora o la mutua que asuma la cobertura de la IT por contingencias comunes y (2) cuando en el régimen de la Seguridad Social por el que se reconozca la prestación económica, la persona trabajadora no haya optado por la cobertura de la IT, la gestión se atribuirá a la correspondiente entidad gestora de la Seguridad Social.

o    El pago, que se efectuará por periodos mensuales vencidos, lo realizará la entidad gestora o mutua competente en la fecha de inicio de los efectos económicos de la prestación y lo hará hasta la fecha del vencimiento del documento de asociación y de cobertura formalizado en su día. Si en la fecha de dicho vencimiento se produjera un cambio de la entidad que cubra las contingencias profesionales o comunes, en su caso, será la nueva entidad la que asuma el pago durante el periodo de doce meses y los sucesivos, en su caso, en tanto mantenga dicha cobertura.

·         El procedimiento para el reconocimiento del derecho que se iniciará mediante solicitud del trabajador, en modelo aprobado al efecto (www.seg-social.es), dirigida a la dirección provincial competente de la correspondiente entidad gestora o ante la mutua, debiendo quedar acreditados en ella o, en su caso, aportarse los documentos indicados en el artículo 9 del Real Decreto, culminará de cumplirse los requisitos para acceder al subsidio con resolución expresa que se notificará en el plazo de 30 días desde la solicitud, reconociendo el derecho a la prestación económica o, en caso contrario, denegándolo. El transcurso de los 30 días referidos sin resolución y notificación expresa significará desestimación de la solicitud, pudiéndose tanto en este caso como cuando se haya denegado el derecho por resolución expresa recurrir en la forma prevista en el artículo 71 de la Ley de Procedimiento Laboral.

Fuente: ceflegal
Read More

martes, 9 de agosto de 2011

MODELO RECONOCIMIENTO DEUDA

El reconocimiento de deuda es un acto unilateral en virtud del cual una persona reconoce voluntaria y expresamente adeudar a otra, una determinada cantidad de dinero a fecha cierta y determinada, haciéndole entrega a su acreedor de documento firmado en tal sentido.
No se encuentra regulado de forma expresa en el Código Civil, pero sí está reconocido por la jurisprudencia, ya que constituye un acto muy común, y resulta ser de lo más socorrido para poner punto y final a aquellos negocios en los que lo que resta por cumplir es el pago de una determinada cantidad de dinero. La Sentencia del Tribunal Supremo de 28-9-1998 lo define como «Negocio jurídico unilateral por el que su autor declara o reconoce la existencia de una deuda previamente constituida».

El reconocimiento de deuda no es un contrato aunque pueda tener en él su origen o razón de ser; no lo es porque en el reconocimiento de deuda solo interviene, voluntariamente, una parte que firma un único documento que entrega a su acreedor entendiendo que de ese modo se obliga expresamente a cumplir una obligación anterior subsistente. No obliga al acreedor, que puede estar de acuerdo o no con la deuda reconocida; sin embargo, una vez el acreedor esté en poder del documento de reconocimiento de deuda deberá poner en conocimiento de su deudor su disconformidad con el mismo, de existir ésta, pues en caso contrario podría entenderse conformidad tácita con la deuda, no pudiendo posteriormente reclamarle mayor cantidad a la fecha del reconocimiento. Su silencio sería contrario a la buena fe. Por el contrario sí obliga al deudor en cualquier caso, pero no sólo contractualmente sino sobre todo en virtud de la doctrina jurisprudencial de los actos propios. Ha reconocido deber una cantidad a otra persona de forma expresa y totalmente voluntaria a determinada fecha, por lo tanto no podrá, en modo alguno, mantener después lo contrario, al menos hasta la indicada fecha. Podrá alegar cuestiones que minoren o incluso extingan la deuda que reconoció siempre que sean posteriores a la fecha en que la reconoció, pero nunca anteriores.

No resulta aconsejable los reconocimientos de deuda sin expresión de su causa. Por lo que es recomendable que cuando se haga un reconocimiento de deuda se exprese, con la mayor precisión posible, la causa que la motiva o justifica, evitando una posterior controversia sobre su existencia.

MODELO RECONOCIMIENTO DEUDA UNILATERAL

Yo, D. ................... y D.ª  ...................... mayores de edad, casados, y sin profesión especial respectivamente, con domicilio conyugal en ..................., calle ..................., núm. .. y con DNI núms............. y............... respectivamente, por el presente documento reconocemos adeudar a D........................, como Director Propietario de «…», la suma de .......................€, importe del crédito núm. ..........., más los intereses y gastos ocasionados, cuya suma nos comprometemos a liquidar de la siguiente forma:............................................................. ...................................................................

La falta de pago de un solo plazo dará por vencidos los restantes y por ello renunciamos a toda reclamación sobre este convenio de pago; el cual manifestamos ser firme desde hoy, respondiendo para su cumplimiento de todos nuestros bienes presentes y futuros y sometiéndonos de una manera expresa a los Juzgados y Tribunales de ........................, en cuya jurisdicción renunciamos al fuero del domicilio, siendo de nuestra cuenta cuantos gastos se originen a mi acreedor por el incumplimiento de esta obligación.

Dado por duplicado y a un solo efecto, en ............, a.. de ...... de .......


Estos son algunos de los modelos de reconocimientos de deuda mas utilizados:

Read More

lunes, 1 de agosto de 2011

Claves tras la reforma para calcular tu pensión

Tras la reforma aprobada en el Congreso hace unos días, el acceso a la pensión se ha endurecido notablemente.
Por ley la Seguridad Social proporciona una pensión de jubilación contributiva (que tiene una relación directa con las aportaciones, al contrario que la asistencial, que tiene garantía financiera del Estado) a quien acredite al menos 15 años de cotización y haya cumplido los 65 de edad. Con catorce años y 11 meses sólo se puede recibir la pensión no contributiva, pero pueden alcanzarse los 15 años prolongando la cotización más allá de la edad de jubilación legal.
A partir de enero de 2013, bastarán 15 años de cotización para acceder a la pensión, pero habrá que tener cumplidos 65 de edad y más de forma progresiva. En enero de 2013 se precisarán 65 años y un mes de edad, exigencia que crecerá en un mes por cada año hasta que quien se jubile en 2018 precise 65 años y medio. A partir de esa fecha, la edad de jubilación se prolongará en dos meses por cada año, por lo  que en 2027 serán precisos ya los 67 años cumplidos para acceder al retiro.
El periodo de cotización que determina la pensión, que ahora es de 15 años, también cambia con la reforma aprobada en el Congreso y avanzará un año cada ejercicio desde 2013 de forma ininterrumpida hasta que en 2022 sean precisas las cotizaciones de los 25 años últimos para determinar la cuantía, variable que se mantendrá estable desde entonces.
¿Cómo se calcula la pensión?
La escala de aseguramiento parte de 15 años cotizados (el mínimo exigible), con los que se obtiene el 50% de la base reguladora. El porcentaje de base reguladora a percibir crece en función de los años cotizados, hasta alcanzar el 100% con 35 años de cotización. En tal circunstancia, base reguladora y pensión son idénticas.
Esta gradualidad en la escala de aseguramiento se ha cambiado con la reforma, de tal forma que se logra igualmente el 50% de la base reguladora con 15 años cotizados, pero se modifica para el resto. Esto es: a partir del año decimosexto, por cada mes adicional de cotización, comprendidos entre los meses 1 y 248, se añadirá el 0,19%, y por los que rebasen el mes 248, se añadirá el 0,18%, sin que en ningún caso el porcentaje aplicable supere el 100%.

¿Cómo se calculaba la base reguladora?

Dividiendo por 210 la suma de las bases de cotización del trabajador durante los 180 últimos meses de cotización (sus últimos quince años de vida laboral). Se tomarán los 24 últimos meses por su valor nominal en euros, y los 156 meses restantes por los valores corrientes actualizados con la inflación generada hasta los 24 últimos meses. La inflación a considerar será la registrada oficialmente por Estadística.

Con esta fórmula, la base reguladora sería un 85,7% de la base de cotización; y la pensión (primera pensión) sería el porcentaje de la base reguladora que determine la escala de aseguramiento en función de los años trabajados.

A partir de enero de 2013,  aunque se mantiene la estructura de la fórmula de cálculo, esta varía en función de los nuevos requisitos de aportaciones para tener derecho a la pensión. Así, en 2013 en el numerador de la fórmula se computarán las bases de cotización los 192 últimos meses, que crecerán en doce por cada año que pase, hasta alcanzar la suma de los últimos 300 meses ya en 2022.
En el denominador en 2013 en vez de 210 será 224. Es decir:
se dividirá por 224 la suma de las bases de los últimos 192 meses (16 años);
en 2014, se dividirá por 238 las bases aportadas en los últimos 204 meses (17 años);
en 2015, se dividirá por 252 las bases aportadas en los 126 meses últimos (18años);
en 2016, se dividirá por 266 las bases sumadas de los 228 meses últimos (19 años);
en 2017, se dividirá por 280 las bases aportadas en los 240 últimos meses (20 años);
en 2018, se dividirá por 294 las bases aportadas en los 252 meses últimos (21 años);
en 2019, se dividirá por 308 las bases aportadas en los últimos 264 meses (22 años);
en 2020, se dividirá por 322 las bases sumadas en los últimos 276 meses (23 años);
en 2021, se dividirá por 336 las bases acumuladas en los últimos 288 meses (24 años);
y en 2022 y siguientes, se dividirá por 350 las bases de los últimos 300 meses (25 años).
 
En todos los casos, tal como ahora, se computarán los dos últimos años por el valor nominal de las cotizaciones, y se actualizarán con la inflación devengada en cada año todas las anteriores (las de los 23 anteriores en el caso extremo a partir de 2022).
Hasta ahora podía lograrse el 100% de la base reguladora con 35 años cotizados, y así será hasta 2013.
Pero la reforma ha introducido otra particularidad, que modifica los años de cotización para retirarse a los 65 años. Así, de los 35 actuales de cotización para poder retirarse a los 65 años, se pasa a los 38 años y medio cotizados para poder retirarse a los 65 de edad y con el 100% de la base; esta escala salta de seis meses en seis meses y lo hace cada dos años.
Read More
Los comentarios y noticias publicadas en este blog pueden ir acompañados de fotos, gráficos y textos extraídos de la red, en el caso de reconocer alguna imagen, gráfico o texto con derechos de autor, solicitamos nos lo comunique para su retirada.

En ningún caso es voluntad de este blog el perjudicar los derechos de autor legalmente reconocidos.
Related Posts with Thumbnails

About Me

Designed By Blogger Templates